Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Puedes seducir a quien tú quieras… No te subestimes!

Sexo con sabor…
30/11/2015
Aveces quieres jugar! Tienes el juguete correcto?…
30/11/2015

Puedes seducir a quien tú quieras… No te subestimes!

Una herramienta conocida desde el inicio de la historia sexual es puesta en práctica cada minuto por personas que conocen su valor; Es difícil pensar en una alguien que no haya querido en algún punto seducir a otra persona usando sus propios mecanismos de insinuación, de influencia, de poder para persuadir los deseos de esa persona y provocar más posibilidades de tener una cercanía en la intimidad.

Hay muchas formas conocidas de seducir, pero no todos poseemos la habilidad para ponerlas en práctica y como la práctica igualmente es una disciplina que nos pone a prueba, no hay duda qué practicando también se puede llegar ser todo un maestro en el arte de la seducción.

El sexo es muy intuitivo, es muy visual, es muy físico; todas estas cualidades deben ser interpretadas a la perfección para aprovechar con mayor éxito el arte de seducir, no obstante si carecemos de creatividad para desenvolver la manipulación de los deseos de otra persona, existe el alto riesgo a fracasar ya que requiere de experiencia y persistencia, en muchos aspectos las personas pueden formularse ideas muy controversiales en cuanto a la manipulación de los deseos. Por ejemplo utilizar la mentira, atravesar otra personalidad que no tenga nada que ver con uno mismo, tratar de engañar en todo momento para obtener una ventaja, incluso recurrir a falsos aspectos de comportamiento para tener éxito; Pero en el sexo muchos sabemos interpretar el comportamiento de una persona que nos atrae, y eso puede representar un grave peligro para aquellos que pretendan utilizar sus métodos de seducción de la forma equivocada.

Ser uno mismo es una frase clave para aprender a ganar lo que quieres, ser uno mismo significa tratar de interpretar cada rasgo de tu propia personalidad, ser uno mismo en realidad puede resultar muy difícil ya que por lo general nunca estamos acostumbrados a evaluar nuestra propia personalidad, y por lo tanto no sabemos en porcentaje el concepto que tienen los demás sobre nosotros. Para llegar a ser un maestro en el arte de la seducción antes que nada debes saber quién eres, cuando eres tú mismo tienes control total sobre tus actitudes y mayor precaución sobre tus errores. Al establecer tu personalidad con propiedad y autonomía pasamos a la fase de la seguridad: No puedes alcanzar una meta si no estás seguro de que puedes hacerlo, A diario nos enfrentamos a pequeños y grandes retos, pero tener la seguridad de poder superar estos retos, entonces hace mas probable que así lo hagas.

En la seducción no existe diferencia, no debe haber lugar para la duda de tus talentos, si las tienes, entonces no has podido dominar tu seguridad para alcanzar algunas metas, atravesar obstáculos y mucho menos para el arte de la seducción. Desenvolverte con seguridad es una fase crucial e indispensable para la disciplina que se requiere en este arte.

Por último y no menos importante, la educación y la distinción juega un gran papel a la hora de seducir, tener una presencia imponente requiere de práctica pero también así de la educación, la cultura y el conocimiento de la sociedad de la que formas parte, no debes confundir la educación y la distinción con una elocuente arrogancia o prepotencia. Te lo aseguro, en pocos lugares te hará ganar algo bueno. Ser mujer  u hombre no aplica diferencia alguna en esta cualidad.

Ya teniendo claro estas tres importantes fases de tu personalidad, seguridad y comportamiento, ahora nos queda transferir estas fases a nuestro cuerpo y actuar. Recuerda que todo lo que hayas aprendido será transmitido y proyectado a través de tu cuerpo, tu lenguaje, tu mirada, tus expresiones, la forma de moverte, la forma de hablar, incluso tu forma de respirar van a determinar tus ganancias o pérdidas a la hora de seducir.

No olvidemos la forma de vestir, oler y presentarte… Muchas personas podrían dar referencia a qué vestirnos de cierta forma puede aumentar las posibilidades a nuestro favor, pero siempre existe una gran diferencia al vestirse de una manera provocativa, tal como puede ser insinuar que vendes algo sin importar quien se acerque o tener el objetivo de cautivar la atención de una persona específica, atraerla, y provocar que dedique todo su interés hacia ti… Al final básicamente se trata de obtener exactamente lo que quieres y aquello en lo que has puesto la mirada,  y recuerda, siempre dar la mejor impresión de ti mismo y disfruta todo en cuanto al arte de seducir.

Sherissa Rodríguez
Sherissa Rodríguez
Sexóloga Clínica Certificada, Coaching and Therapy, The Institute for the Advance Study of Human Sexuality. Nacida el 2 de abril en la isla de Roatán, Islas de la Bahía, Honduras. Fascinada por la sexualidad y la anatomía humana. Decidida a ser el resultado físico de sus teorías y la proyección femenina de su imaginación.

Deja un comentario